enero 27, 2009 por Marcelo Paz Soldan
Impresiones de un lector

Impresiones de un lector

miguel-lundin.jpg

“CUANDO GABRIELA KEVLAR MATE A SCARFACE” de Miguel Lundín Peredo
Por Arturo Torres M.

Una obra bastante interesante de corte policial, cuyo escenario es la ciudad de La Paz.
Una vez que concluí la lectura del primer capítulo, me dio la impresión de que sus páginas me introducirían al mundo nocturno de la compra-venta del servicio de la carne, al modo de “Pedro Navaja”; pues se detalla la muerte de un proxeneta a manos de su “protegida”; más la obra no iba precisamente por esos rumbos.
Más adelante, el Juez Dredd de la película “El Juez” con Silvester Sallone, es lo más aproximado a este género. Claro que en este caso, el protagonista principal es la misma versión, pero en femenino; con la diferencia de que a Gabriela Kevlar le mueve algo más que la simple justicia; algo más que motivaba al “Escuadrón de la Muerte” brasilero, algo más que la justicia utópica de “Sendero Luminoso” peruano; quién sabe, talvez profundas huellas psicológicas personales y de carácter vengativo que socavan el espíritu de la protagonista y que la convierten en una vulgar y despiadada asesina más.
Una especie de “El Vengador Anónimo” con Charles Bronson, con el añadido de estar escudada detrás de una placa. La eterna quimera de hacer justicia por propia mano, en nombre de la indefensa víctima.
Al final, después de una serie de descripciones “justicieras”, Kevlar dirige sus pasos a la muerte, cuando enfrenta a su último delincuente; digamos más bien a su verdugo, en quien ella intenta encontrar la redención y la expurgación de su alma.
Una tragedia psicológica de la protagonista, al típico estilo de Fiódor Mijáilovich Dostoyevski.
Fuente: Ecdotica

0 comentarios sobre “Impresiones de un lector

  • ¿Qué puedo decir?
    Una lundineta que parece un cuento michi, una bazofia llena de precisión tosca, sin recursos de narración lógicos, mezclados por la suficiente onda de tarantino y que, sin embargo, aquí puede ser publicada digitalmente.
    ¡Oye, no soy malo, sino que soy exigente con el producto!
    La primera vez que lo leí me jodió la lógica: ES ABSURDO, me dije, pero a la vez seguí leyéndolo: es absurdo, sí, eso sí, pero es leíble: prognosis: es como esos vídeos de decapitaciones que a uno le dan náuseas ver, aunque hay algo más… lo vemos hasta el final; queremos ver hasta dónde irá la crueldad; y así… sale la lundineta, una bazofia literaria, pero que se deja leer. Es un cago; pero un cago bien adornado, como para que salga en ecdótica.
    Es un cago publicado, quizás porque no va en contra de ningún escritor, por eso sale…

  • Miguel Lundin Peredo dice:

    !Que hermoso analisis literario! Es esta buena critica la que me impulsa a fumarme las cenizas de un critico literario para drogarme con su «sinceridad » lectora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *