agosto 24, 2009 por Marcelo Paz Soldan
Tribuna: Edmundo Paz Soldán
Alejandría

Tribuna: Edmundo Paz Soldán

La parte en la que ambos me pierden es su incapacidad para entender los cambios tecnológicos de la época, la forma que tienen de concluir que gracias a esos cambios la literatura se empobrece. Hace algunos meses Marías atacó los blogs, a los que llamó esa «región ocultamente furibunda» debido a la cantidad de insultos y veneno que uno encuentra en la sección de comentarios. El escritor español declaró que no entendía que hubiera tantos escritores que llevaran blogs, y mucho menos el lado interactivo de los blogs: «¿Cuál es la gracia de estas tertulias escritas? ¿Ver que uno provoca reacciones? ¿Tener la comprobación inmediata de que lo que expone no cae en el vacío?».

Seguir Leyendo >>
agosto 20, 2009 por Marcelo Paz Soldan
Breve poesía desde Santa Cruz
Poesía

Breve poesía desde Santa Cruz

Breve poesía desde Santa Cruz Me encontré, de casualidad, con la escritora Rosse Marie Caballero quien llevaba consigo el libro Breve poesía desde Santa Cruz, asumiendo que ella no estaría ya que no era oriunda de esa ciudad. Sin embargo, leyendo con un poco más de detenimiento, resulta que el libro en cuestión incluía a […]

Seguir Leyendo >>
agosto 19, 2009 por Marcelo Paz Soldan
Federico Escóbar Zapata: Un caudillo del sindicalismo boliviano
Artículo

Federico Escóbar Zapata: Un caudillo del sindicalismo boliviano

Federico Escóbar Zapata es un nombre vinculado en la historia del sindicalismo boliviano de los años 60. Nace en Oruro (Bolivia) el 26 de noviembre de 1923. Hijo de Francisco Eleuterio Escóbar, obrero del ferrocarril Machacamarca – Uncía, y Nieves Zapata de Escóbar.

Seguir Leyendo >>
agosto 18, 2009 por Marcelo Paz Soldan
Cuento: El regalo
Cuento

Cuento: El regalo

El regalo Por: O. Henry (*) Un dólar y ochenta y siete centavos. Eso era todo. Y sesenta de los centavos estaban en peniques. Peniques ahorrados de a uno y de a dos gritándole al almacenero, al verdulero y al carnicero, hasta que a una le hacía arder las mejillas la silenciosa imputación de avaricia […]

Seguir Leyendo >>